Los establecimientos deben dedicar especial atención a todos los procesos de limpieza y desinfección, para garantizar que la integridad física tanto del público interno como externo nunca se exponga a ningún tipo de riesgo o enfermedad. Desinfectar los establecimientos garantiza, además, que el ritmo de trabajo sea óptimo para todas las personas.