Protocolo para una buena desinfección de redes de ventilación

Protocolo para una buena desinfección de redes de ventilación

La desinfección de las redes de ventilación es uno de esos trabajos de mantenimiento mínimos que conviene realizar periódicamente para que la calidad del aire sea óptima y para un óptimo funcionamiento de los sistemas. Pero más allá de lo que exija la normativa, hoy en día, tras la aparición y rápida expansión del COVID-19, es una cuestión fundamental de la salud pública.

Las redes de ventilación, así como los conductos y otros elementos de los sistemas climatización, son lugares en los que virus, bacterias y hongos encuentran unas condiciones óptimas para su crecimiento, proliferación y dispersión. De ahí que realizar trabajos de desinfección cada cierto tiempo sea tan importante. Y también es esencial  que de ello se encarguen siempre técnicos especializados.

Un trabajo minucioso

El proceso de desinfección de las redes de ventilación exige seguir un riguroso protocolo de actuación que afecta no solo a los conductos, sino a todos los elementos y superficies que estén en contacto con el aire.

La primera fase pasa por una inspección y valoración del estado del sistema. Con ese análisis, y según las características de edificio, se puede proceder a la limpieza y posterior desinfección de las redes de ventilación. Es importante tener en cuenta, eso sí, que tanto los procedimientos como los productos pueden variar sensiblemente en función de las características de la instalación.

Pero el trabajo de desinfección de las redes de ventilación no acaba ahí. Aún queda un paso más: validar que el proceso se ha realizado correctamente. Para ello no basta una inspección visual. También es necesario tomar muestras de las superficies y analizar la calidad del aire en el interior. Si el resultado de las pruebas no fuera el adecuado sería imprescindible repetir el proceso.

Lo que dice la normativa

¿Cada cuánto tiempo hay que proceder a la desinfección de las redes de ventilación? Realmente, la normativa solo habla de obligatoriedad de tareas limpieza e higienización en instalaciones nuevas. Cuando ya están en funcionamiento, no especifica una periodicidad determinada para este trabajo en concreto, aunque sí para labores de mantenimiento preventivo.

El Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) solo recomienda revisiones de las redes de conductos con periodicidad anual (cada dos años en edificios residenciales o comerciales).

El Código Técnico de la Edificación (CTE) señala, por su parte, que la limpieza de conductos, aberturas o filtros dentro de los trabajos de mantenimiento se deben realizar cada año de acuerdo con los criterios de la norma UNE 100012, pero no se refiere a desinfección.

Lo que sí dice el CTE es que, en caso de detectar defectos, estos deben corregirse. Haciendo extensiva esta recomendación a las condiciones higiénicas, siempre que se observen deficiencias, el procedimiento más apropiado sería la limpieza y, dando un paso más, la desinfección de las redes de ventilación.

A ello hay que añadir una cuestión accesoria, pero importante para facilitar estos trabajos de desinfección de redes de ventilación: el CTE exige ciertas condiciones en los sistemas. Estos deben fabricarse con materiales que no faciliten la proliferación de microorganismos y soporten los productos de desinfección. Además, deben contar con registros para facilitar la limpieza y elementos desmontables para permitir la inspección.

Cuestión de responsabilidad

Lo cierto es que, obligatorio o no, lo recomendable en las circunstancias actuales es hacer una pequeña inversión en salud mediante la desinfección de los conductos de ventilación. La calidad del aire puede afectar directamente al bienestar de las personas, sin olvidar el riesgo de transmisión de enfermedades que suponen instalaciones con un mantenimiento y limpieza deficientes.

En Macivent ponemos a tu disposición el mejor servicio de desinfección de conductos de ventilación. Un servicio que sigue los protocolos de actuación más rigurosos, a cargo de profesionales cualificados y con los más avanzados equipos y productos para una desinfección completa.