Los peligros de no desinfectar las unidades de tratamiento de aire

Los peligros de no desinfectar las unidades de tratamiento de aire

La desinfección de las unidades de tratamiento de aire es un proceso fundamental, no solo para el correcto funcionamiento del equipo, sino que, además, permite erradicar cualquier riesgo de enfermedad o contagio que pueda tener como epicentro las mismas unidades. Debido a la importancia del proceso de limpieza, es necesario conocer los tipos de riesgo y peligros que se pueden originar de no contar con una desinfección profunda.

Los equipos que tienen como función principal el tratamiento del aire son piezas fundamentales en negocios asociados con la restauración, hostelería, así como, diferentes tipos de oficinas, pero también pueden estar presentes en el hogar. En todos estos escenarios es necesario contar con una eficaz desinfección de unidades de tratamiento de aire. Para poder determinar que la desinfección de unidades de tratamiento de aire sea efectiva se deben cumplir ciertos parámetros de limpieza e higiene según el protocolo de limpieza vigente.

Desde campanas de extracción de humos, conductos de chapa soldada o turbinas de ventilación, todos necesitan contar con una óptima desinfección de unidades de tratamiento de aire, esto se debe a que los diferentes procesos de limpieza e implementos aplicados a estas plataformas, permiten reducir y erradicar por completo los diferentes peligros como bacterias y virus que se pueden alojar u originar de no contar con las medidas y condiciones necesarias.

Los diferentes riesgos apuntan a pequeños microorganismos que detectan la insalubridad como el punto de partida para crecer y expandirse. La desinfección de unidades de tratamiento de aire sirve para monitorizar estos espacios y evitar que se produzcan enfermedades a largo o mediano plazo. Factores como la humedad, oscuridad, residuos y otros agentes, externos, pueden ser el punto de partida para que las bacterias empiecen a crecer.

 

Enfermedades por falta de desinfección en unidades de tratamiento de aire

Si no se practica una desinfección de unidades de tratamiento de aire de forma periódica se pueden empezar a presentar una serie de enfermedades y síntomas en las personas que tienen contacto directo con el aire que entra o sale de plataformas como campanas de extracción de humos, conductos de chapa soldada o turbinas de ventilación. Las diferentes afecciones pueden tener incidencia directa en la piel y más aún en el sistema respiratorio.

Es necesario señalar que cada persona puede reaccionar de manera diferente a los efectos, de no contar con una desinfección de unidades de tratamiento de aire, sobre todo si ya contaba con alguna condición de salud que la hiciera más vulnerable a este escenario. Los síntomas más comunes pueden ser  picores, escozor, tos y dolores de garganta, siendo la forma más inmediata con la que el cuerpo reacciona para manifestar que algo no anda bien con la ventilación.

En los casos más agudos se pueden presentar cuadros clínicos como la rinitis, una inflamación de la membrana mucosa de la nariz, que crece de tal manera que va generando secreción nasal y congestión, por lo que tiende a confundirse con un resfriado. En los casos más graves se puede dar origen a la legionella con un cuadro similar a la neumonía, donde se presenta tos, expectoración, falta de aire, malestar general con cefalea y hasta diarrea.

 

Medidas para evitar enfermedades por falta de desinfección

Sin duda las diferentes opciones que tenemos en Mancivent son las medidas adecuadas y necesarias para evitar cualquier tipo de riesgo que atente contra la salud, por falta de desinfección en las unidades de tratamiento de aire. Nuestro equipo puede ejecutar diferentes protocolos de limpieza como la protección de las instalaciones, aplicación de agentes desengrasantes en campanas, conductos y extractores, así como el desengrase de los filtros de las campanas.

Los diferentes químicos utilizados en la desinfección de unidades de tratamiento de aire se aplican y dejan actuar por un tiempo, mientras se va aclarando el circuito tratado con agua a presión como la mejor alternativa para remover microorganismos que no son fáciles de ver a simple vista. Este proceso es registrado por completo con un reportaje fotográfico y se emite un certificado de desengrase que garantiza mejores condiciones en los equipos, para poder operar sin riesgo alguno.